Así no, Predator.

Un conductor cazó ayer en vídeo a un usuario de patín eléctrico circulando a 100 km/h por una autovía con una máscara/casco de Predator y al parecer acompañado por un niño.

 

La guardía civil parece haberlo identificado como un vecino de la localidad de Faura y se enfrenta a un delíto de conducción negligente, su acompañante resultó ser una mujer de pequeña estatura, de ahí el error al identificarlo como un menor.

Desde AMPES nos mostramos totalmente en contra de este tipo de usos totalmente alejado de cualquier legalidad vigente y de cualquier lógica de aprecio a la vida propia y de los demás. El uso de los VMPs debe hacerse siempre desde la legalidad, respetando cualquier norma de tráfico y nunca de una forma tan imprudente y temeraria. No han faltado las voces que critican el uso de los VMPs gracias a este temerario usuario, pero es eso, un loco. Igual que hay locos al volante, locos en la montaña y locos saltando desde balcones. No hay que darle más bombo del que tiene, una persona haciendo algo mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *