/Un usuario de VMP persigue y reduce a un ladrón en Sevilla

Un usuario de VMP persigue y reduce a un ladrón en Sevilla

Cuando vas en coche a través del tráfico congestionado de Sevilla apenas puedes ver el coche que te precede, pero Atharif viajaba en un vehículo de movilidad personal de una sola rueda.

Los ojos de este informático amante de la ecología pueden contemplar los rincones de una de las ciudades más hermosas del mundo porque parece que ese vehículo autoequilibrado se conduce con la mente por los extensos carriles verdes de nuestra ciudad.

Se había detenido en un paso de peatones cuando vio en el suelo a una anciana, que son el objetivo preferido por los cobardes. Le habían robado el móvil con violencia.

Señaló al individuo. No lo pensó porque está acostumbrado a ayudar a los demás. No lo pensó porque lo había visto miles de veces en las películas americanas. Inclinó su cuerpo hacia adelante y su monociclo Z10 siguió al presunto ladrón como si estuviese guiado por láser.

Los ladrones manchan el nombre de Sevilla y lo arrastran por el suelo, así que Atharif lo iba a seguir hasta que llegase la policía. Aquel hombre conocía perfectamente todos los giros inesperados y Atharif se dió cuenta de que era su vía habitual de escape. Para facilitar su huida, aquel individuo  lanzó sobre el carril todo tipo de objetos, pero Atharif hendía el aire transparente de la ciudad sorteando los obstáculos que caían por todas partes.

Este experto en nuevas tecnologías temió que alguien pudiese resultar herido porque en su carrera desesperada, aquel hombre usaba a cada paso más violencia.

Se puso tan cerca de él que podría haberle susurrado al oído. Luego se lanzó, su vehículo inteligente se detuvo, él esperó tres latidos suspendido en el aire y cayó sobre el presunto malhechor, al que retuvo hasta que llegó la policía.

Cada vez que escuchaba la radio o leía los periódicos, la anciana pensaba que la gente que se desplaza por la ciudad en silencio, como Atharif, pertenecía a una banda peligrosa. Ahora conoce la verdad.