Movilidad compartida y caos regulatorio

El pasado viernes 9 de agosto se anunciaba en prensa la entrada del servicio de patinetes eléctricos compartidos Lime en nuestra ciudad. La empresa multinacional ha desplegado ya cerca de 100 de estos vehículos explicando que el uso sólo podrá hacerse de punto a punto, para lo cual ha llegado a un acuerdo con la empresa de parkings AUSSA, otros establecimientos y propietarios.

La normativa de patinetes eléctricos (VMP) vigente en Sevilla es obsoleta porque todavía no existían estos vehículos de movilidad personal. La nueva, que tiene una redacción lamentable y una intención perversa, contraria a los intereses de la ciudad, está aún en proceso de ser aprobada tras pasar por un periodo de alegaciones, por lo que actualmente la normativa vigente se remonta a 2014 (BOP 206) y permite la circulación de estos vehículos siempre que dispongan de una autorización expedida por el área de movilidad de Sevilla, que lleva sin gestionar las peticiones de los ciudadanos desde enero de este año. Es decir, la misma Delegación que exige las autorizaciones no las da. Estas autorizaciones son nominales y se deben aportar datos del usuario y del vehículo, por lo que todos los usuarios de Lime vulnerarían la norma.

Como asociación de usuarios de este tipo de vehículos estamos en contra de la forma en la que se ha realizado este despliegue, con nocturnidad y alevosía, que ha generado un claro problema normativo por el que los usuarios de este servicio incumplen la regulación vigente provocando un claro perjuicio a los usuarios particulares que llevan meses tratando de gestionar sus autorizaciones para circular.

El Ayuntamiento de Sevilla debe retirar estos vehículos, reunirse con grupos, asociaciones y empresas, estudiar y debatir sobre las alegaciones presentadas a la normativa y dar salida prestando especial atención a qué tipo de VMP podrán circular por la ciudad, por dónde podrán circular y dónde deberán estacionarse para mejorar la movilidad urbana en Sevilla.

Los Vehículos de Movilidad Personal son sistemas esenciales para que se alivie la congestionada circulación en Sevilla y que el aire que respiramos sea de mejor calidad. Por nuestra parte las empresas de alquiler de este tipo de vehículos son parte de la solución, siempre que se respeten las normas y que esas normas sean comunes para todos. Lime es parte del caos circulatorio de la ciudad organizado por la Delegación de Movilidad.

La inseguridad jurídica, las normas arbitrarias o las regulaciones injustas hacen que no vengan a Sevilla las empresas de movilidad más prudentes y respetuosas. Al mismo tiempo, impiden que los ciudadanos de Sevilla puedan utilizar uno de los medios de micromovilidad más eficaces que existen, lo que explica su enorme implantación en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *