Buenas prácticas en el uso de Vehículos de movilidad personal

Introducción

Este artículo pretende ser un manual de referencia sobre las buenas prácticas en el uso de vehículos de movilidad personal (VMP) creado por y para los usuarios de este tipo de vehículos. Actualmente la tipología de VMP es enormemente amplia pero este manual de buenas prácticas podría aplicarse a cualquier otro vehículo de características similares, (incluso bicicletas). Desde el momento en el que empezamos a circular estaremos expuestos a una serie de peligros derivados de la propia circulación, de nuestra conducción, del estado de vía y del estado y comportamiento de nuestro vehículo.

Circulación

Una de las grandes ventajas de los vehículos de movilidad personal es que, además de no contaminar, nos permite adaptarnos a las circunstancias del terreno. Nuestros vehículos están capacitados para desplazarnos casi por cualquier sitio, pero que estén capacitados para ello no implica que tengamos derecho a ello. Actualmente la legislación no es del todo clara y dependerá en gran medida de la legislación de la localidad en cuestión. Por tanto trataremos siempre de informarnos de la legislación local.

  • Acerado: Como ya hemos dicho siempre impera la normativa local, pero en general la posibilidad de circular por la acera está prohibida o muy limitada. En caso de que se pueda circular por la acera, y no exista otra vía más apropiada, circularemos por ellas siempre y cuando sean lo suficientemente amplias y no suponga una molestia para los peatones o peligro para los peatones. Además, reduciremos nuestra velocidad, llegando a desmontar si fuera necesario al pasar a una distancia prudencial de cualquier peatón. Es importante recordar que la preferencia en todo momento es de los peatones.
  • Carril bici: Priorizaremos el uso del carril bici siempre que esté disponible. Circulando en el sentido que nos corresponda y respetando cualquier señalización de tráfico. Moderaremos la velocidad en presencia de peatones u otros vehículos y cederemos el paso a los peatones.
  • Pasos de cebra: Si el paso de cebra es solo para carril bici respetaremos la señalización, ceda el paso, stop, semáforo… Si se trata de un paso de cebra compartido con los peatones reduciremos la velocidad y ampliaremos la distancia con los peatones llegando a desmontar si fuera necesario. En el caso de pasos de cebra con carril bici gozaremos de prioridad sobre cualquier otro vehículo que cruce por la calzada. Pero ¡Ojo! la prioridad no nos hace inmunes a un choque, por lo que cruzaremos con máxima precaución.
  • Calzada: La normativa local nos indicará por qué calzadas podremos circular, aunque si existe un carril específico deberemos usarlo. Durante la circulación por calzada lo haremos por el centro del carril para evitar coches aparcando, puertas abiertas, peatones sorpresa... Y reseptaremos las normas de tráfico que que apliquen en cada momento.

Conducción

La conducción de un VMP varía ligeramente dependiendo de su tipología pero puede apiclarse los soguientes puntos a tener en cuenta:

  • Señalización de maniobras: Se deben señalizar las maniobras de giro y frenada (En caso de no disponer de una luz de frenado) para mantener informados al resto de vehículos de cualquier cambio brusco en nuestra dirección o velocidad. La señalización de maniobras se puede realizar mediante luces intermitentes o mediante el uso de los brazos.
  • Uso de dispositivos durante la conducción: Dado que conduciendo un vehículo debemos evitar cualquier tipo de distracción no debemos usar dispositivos electrónicos. No se puede usar el móvil (hablar por el teléfono, leer mensajes…) y no se pueden usar auriculares ni manos libres. Todos estos puntos anteriores además son sancionables por la autoridad vial.
  • Medidas de protección: Aunque según la gran mayoría de las normativas no son obligatorias recomendamos el uso de equipo de protección, principalmente casco y guantes. Estos elementos deberían ser un equipo de protección básico para el uso de un VMP. Es importante recordar que las manos suelen ser el primer punto de impacto en caso de caída/accidente y que la cabeza es la zona más peligrosa para recibir un golpe.
  • Aglomeraciones de patones u otros vehículos: Ante una masificación de peatones u otros vehículos deberemos guardar la distancia de seguridad con todos ellos o en el caso de los peatones parar y esperar a que no supongan un obstáculo.
  • Cruces, garajes y pasos de peatones: Estos son los puntos más probables para sufrir accidentes. Debemos tener en cuenta que los conductores de otros vehículos y los peatones aun no están acostumbrados a la presencia de VMP en nuestras calles por lo que no pueden preveer que en un momento determinado algo pueda cruzar por delante suya a una velocidad superior a la de un peatón. Siempre que nos acerquemos a un cruce, un garaje o un paso de peatones deberemos reducir la velocidad al mínimo para permitir que seamos detectados facilmente por cualquier otro conductor.
  • Vehículos aparcados: Los vehículos aparcados pueden salir de su aparcamiento o abrir una puerta en cualquier momento, debemos estar preparados para esta situación de peligro. La mejor de las opciones es circular siempre por el centro del carril dejando una distancia prudencia con los vehículos aparcados y estar pendientes de luces de señalización (intermitentes, marcha atrás).

Nuestro vehículo

Nuestro vehículo es una parte enormemente importante y por tanto hay que asegurarse de que se encuentra en las condiciones óptimas para circular y así reducir al máximo las opciones de que su mal estado o deterioro pueda provocarnos un accidente.

  • Luces y elementos relectantes: En caso de circular en condiciones de mala visibilidad será obligatorio el uso de luces delantera y trasera además de elementos reflectantes en los laterales. Es tan importante que nosotros veamos bien como que nos vean.
  • Mantenimiento adecuado del vehículo: Es fundamental circular con un vehículo en buen estado de mantenimiento. Aunque los VMP no neceitan un mantenimiento exaustivo es importante prestar especial atención a las ruedas, que deben estar en buenas condiciones y con la presión adecuada y a los frenos, que deben
  • Carga de la batería: Hacer un uso correcto de la energía de la que disponemos es importante para poder disponer de la capacidad de llegar a nuestro destino sin quedarnos sin batería. Trataremos de salir con la batería completamente cargada y llevar medios para recargar en caso de que fuera necesario. Es desaconsejable circular sin batería ya que supondríamos un peligro para el resto de vehículos y para nosotros mismos.

Estado de la vía

Las vías por las que circulamos distarán mucho de ser perfectas en la mayoría de las ocasiones por lo que tendremos que tener precaución en ciertas circunstancias.

  • Conducción sobre suelo mojado o sucio: Al conducir sobre suelo mojado o muy sucio (polvo, hojas, flores...) hay que tener un enorme cuidado con las frenadas y los cambios de sentido bruscos que deben hacerse a muy baja velocidad para evitar que las ruedas patinen y que por tanto terminemos casi con total seguridad en el suelo.
  • Escalones, baches o desperfectos en la vía: Por lo general la tipología de nuestro VMP va a marcar la dificultad a la hora de sortear este tipo de problemas, las ruedas pequeñas van a sufrir más dificultades ante estos inconvenientes por lo que tendremos que reducir la velocidad o sortearlos evitanto maniobras bruscas.
  • Zonas de pintura: En muchos casos la pintura usada para señalizar puede ser extremadamente resbaladiza con lluvia. Evitaremos frenadas o giros sobre estas señalizaciones.
  • Objetos: Es probable que durante nuestro trayecto podamos encontrar objetos en la vía (piedras, ramas...) Debemos tener mucho cuidado y tratar de evitarlos a baja velocidad ya que dado que las ruedas de los VMP suelen ser de tamaño pasar por encima de este tipo de objetos puede suponer un problema.